Iglesias, Rutas

Conociendo el románico en Pantón

Seguro que si habéis estado en la Ribeira Sacra en algún momento habréis escuchado hablar del ingente patrimonio románico conservado en estas tierras. A Pobra do Brollón, Bóveda, Chantada, Portomarín, O Saviñao, Sober, Ribas de Sil, Montederramo, Esgos, Nogueira de Ramuín, Parada de Sil y, por supuesto, Pantón.

Hoy nos detenemos en este último concello de la Ribeira Sacra, regado por el río Miño, y salpicado de un buen número de cenobios milenarios de los que hoy básicamente se conservan sus iglesias, con alguna excepción.

El convento de Ferreira

La capital de Pantón esconde el único mosteiro medieval femenino que hoy está aún en funcionamiento con su uso tradicional, ya que acoge a una comunidad de monjas bernardas.

San Salvador de Ferreira, que habréis visto precedido de su tosco portalón de piedra a un lado de la carretera nacional 120a a apenas medio kilómetro de la plaza del Ayuntamiento, hunde sus orígenes en el siglo X, cuando era habitado por una comunidad de monjes y otra de monjas.

Románico en Pantón, acceso al convento de Ferreira

Siguiendo las tendencias imperantes, de benedictino evolucionó a la orden del Císter, y conserva en muy buen estado una preciosa iglesia románica, un claustro del siglo XVI y una fachada del siglo XVIII en la que peculiares inscripciones recogen la historia del convento.

Una pequeña comunidad de monjas habitan hoy este edificio, que en su día acogía a señoras de la nobleza que se retiraban con aposentos propios a la vida conventual. Su práctica del “ora et labora” les ha llevado a seguir una tradición milenaria y hoy aún trabajan el huerto, elaboran dulces típicos que venden en su tienda, y viven retiradas del “mundanal ruido”.

Románico en Pantón San Salvador de Ferreira

Hay un aparcamiento junto al propio edificio y se puede visitar de lunes a domingo de 10 a 12:45 h y de 16 a 18:15 h. El acceso al claustro cuesta 1 euro y el torno para comprar dulces está accesible timbrando en la puerta principal.

Las tres naves y el mausoleo

Otro templo que destaca, ubicado solo a 2,8 kilómetros de Ferreira de Pantón, es San Fiz de Cangas. Este lugar está algo apartado de su núcleo poblacional, en una zona donde está el campo da festa, con mesas para comer y el palco de la música.

Románico en Pantón San Fiz de Cangas

Un Calvario ubicado bajo techumbre y visible a través de una reja de madera nos da la bienvenida a este lugar. A pocos metros está el cementerio, y vemos ya los dos enormes cipreses que jalonan la entrada de la iglesia.

Este templo rural es uno de los destacados en la ruta del románico en Pantón y, aunque la fachada no es muy elaborada, el interior sorprende. Dos naves estrechas separan sus espacios de la principal, arrancando bajo la cúpula conformada por la torre y llegando hasta el final de la iglesia.

Románico en Pantón pinturas San Fiz

A un lado se añadió en el siglo XVII un mausoleo que acoge el enterramiento de Rodrigo López de Quiroga, conocida como la capilla de los Torrenovais. Este militar fue caballero de la orden de Santiago y mandó el Tercio de Saboya en la Guerra de los Treinta Años.

El románico más bello

Si tengo que elegir un templo en la zona me quedaría con San Miguel de Eiré, también antiguo monasterio, y que recuerda por algunos de sus rasgos al prerrománico asturiano.

Está coronada por una torre que se considerá única en el románico gallego, al estilo de las construcciones religiosas burgalesas del momento. Esta iglesia es del siglo XII y está ubicada en el lugar denominado O Mosteiro.

Románico en Pantón San Miguel de Eiré

Desde el coro del templo se accedía directamente a las dependencias del monasterio hoy desaparecido, y su fachada suroeste mira hacia a un extenso valle en el que podéis ver a lo lejos Monforte de Lemos.

En su fachada veréis un característico arco de medio punto, decorado con taqueado jaqués, dovelas con rosetones diferentes, un agnus dei, y en las jambas lo que parece ser la representación de los cuatro evangelistas.

Románico en Pantón Atán

Celosías prerrománicas

La iglesia de Santo Estevo de Atán está ubicada a los pies de la cima de Atán, junto a las aldeas de Albarde, Prado y Souto. La rodea un pequeño cementerio desde el que también se divisan tierras de viñedos cayendo hacia el río Miño.

El edificio actual, reconstruido en la primera década del siglo XXI, no recuerda a una construcción románica pero sí presenta las antiguas celosías prerrománicas que quedan como testimonio de un cenobio del siglo VIII.

El interior conserva pinturas murales del siglo XV y XVI, capiteles con decoración vegetal y muy elaborados, también en las fachadas, y originales canecillos sustentando la cornisa exterior como el del músico que toca el dolio, un instrumento románico de viento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s